Musaka vegana

Musaka vegana

¡Buenas noches desde el sofá! O καληνύχτα, ya que hoy os traemos una receta griega adaptada al veganismo. La moussaka o musaka vegana es una especie de lasaña que, en lugar de usar placas de pasta, alterna capas de patata y berenjena. Simplemente perfecto. Además, va coronada con una deliciosa bechamel vegana.

En realidad, la musaka es un plato típico de una zona bastante amplia, entre los Balcanes y Oriente Medio. Aunque se la considera una receta tradicional griega. Se pueden encontrar muchas versiones dependiendo del país, incluso algunas que añaden otros ingredientes como el calabacín o los champiñones. De hecho, el nombre proviene del árabe saqqa’a, que significa «congelar, volverse blanco». Suponemos que porque cuando se le echa la última capa de bechamel, parece una especie de pradera nevada (poniéndonos muy poéticos y creativos).

Nos encanta la cocina mediterránea porque, además de ser rica en todos los grupos de alimentos y nutrientes, tiene bastantes elementos comunes con la cocina árabe. Este plato, que se puede realizar con ingredientes locales, nos transporta sin embargo a una isla griega, a un paraíso exótico.

Aún recuerdo la primera vez que la probé. Yo era muy pequeña, y era el cumpleaños de mi hermano. Como le encantaban la filosofía y la cultura griega, decidió que quería celebrarlo en un restaurante griego que había en Sevilla. Pedimos varias cosas, para probar, porque en aquel entonces aún no había muchos restaurantes internacionales en nuestra ciudad, y nosotros estábamos apenas descubriendo que todo un mundo de sabores nos abría las puertas. Nunca olvidaré este pastel de berenjenas. Desde entonces, ¡uno de mis sueños es viajar a Grecia y comerme una musaka vegana mirando al mar!

Con la musaka además, pasa un poco como con el salmorejo andaluz: todo el mundo dice que su receta es la auténtica, la mejor y la más original. Pero la nuestra es de verdad la mejor. ¡Animaos a probad esta musaka vegana! Es más fácil de lo que parece y el resultado es delicioso.

Musaka vegana

Tiempo de preparación: 45 min
Tiempo de cocción: 30 min
Dificultad: Fácil

Ingredientes para 4 raciones

  • 4 patatas medianas
  • 1 berenjena grande o 2 pequeñas
  • 1 brick de tomate frito estilo casero
  • 300 ml de bechamel vegana
  • 40 gr de parmesano vegano
  • Orégano al gusto
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. En primer lugar, hay que cocer las patatas. Nosotros las pelamos primero y después las cocemos para no quemarnos los dedos al pelarlas. Deben quedar lo suficientemente hechas como para que no se deshagan al cortarlas en rodajas de aproximadamente un centímetro de grosor
  2. Cortamos las berenjenas en rodajas de más o menos un centímetro de grosor, y las doramos en una sartén untada con un poco de aceite de oliva para que las berenjenas no absorban mucha grasa
  3. Mientras las patatas hierven y doramos las berenjenas, podemos ir haciendo la bechamel vegana. Si aún no conocéis la receta, pinchad en el link
  4. En un recipiente cuadrado o rectangular apto para horno montamos la musaka: una capa de patata, una capa de berenjena, una capa de salsa de tomate con orégano. Repetimos: patata, berenjena, tomate, hasta que se nos acabe.
  5. La última capa ha de ser de bechamel y, por encima, espolvoreamos un poco de parmesano vegano. Nosotros hemos usado un parmesano de anacardos que, además, es nuestro fruto seco favorito.
  6. Cuando la musaka vegana esté montada, la metemos en el horno precalentado a 180º unos 15o 20 minutos, hasta que la capa superior empiece a dorarse.

Información adicional

¡Lo difícil de esta receta vegana está en aguantar hasta que se enfríe un poco para no quemarnos el paladar! Nosotros la acompañamos con un tinto, en este caso un Protos. Aunque de griego solo tiene el nombre, ¡está buenísimo!

Si te gustan tanto las recetas veganas como a nosotros puedes seguirnos en Facebook

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.