patatas guisadas con coliflor

Patatas guisadas con coliflor

¡Pero qué frío! ¿Os gustan las patatas guisadas con coliflor? Lo siento: soy andaluza y necesito que venga ya la primavera y me caliente un poco. ¡No soporto el invierno! Tengo que luchar con mi mejor arma: los estofados veganos. Además, ésta es una de esas recetas que hago con lo que tengo por casa para no bajar a hacer la compra cuando me puede la pereza. Se me ocurrió hacer esta adaptación del aloo gobi indio: básicamente, patata y coliflor traducido del hindi.

Como bien indica su nombre, se trata de un plato cocinado con estos dos ingredientes base, y una mezcla de especias típicas de la India: jengibre, comino, cilantro, etc. Para que la coliflor y la patata se cocinen al punto exacto en el mismo tiempo, deberemos cortar los ramilletes de coliflor un poco más grandes que los de la patata, ya que ésta última tarda un poco más en hacerse. Así evitamos que la coliflor se deshaga. Además, como hacemos en otras recetas, debemos “chascar” la patata. Os recordamos que consiste en clavar un poco el cuchillo en la patata pero no cortar del todo, sino que se tira de la patata hasta que se rompe un trozo. Así favorecemos que la patata suelte el almidón y se espese la salsa.

El plato tradicional  de patatas guisadas con coliflor lleva, además, tomate, para darle color y aportar jugo. Nosotros no teníamos en casa, y como era una receta de “echa en la olla todo lo que haya en el frigo“, añadimos en su lugar un trozo de tomate rojo de asar, que aporta el color, aunque no el líquido. Por eso nosotros añadimos agua, aunque no debe quedar caldoso.

La cocina india es una excelente opción para los veganos, ya que aporta una gran variedad de platos veganos, llenos de sabor y nutrientes: legumbres, verduras, tofu, etc. Os dejamos con la receta.

Patatas guisadas con coliflor

Tiempo de preparación: 15 mins
Tiempo de cocción: 20 mins
Dificultad: Fácil

Ingredientes para 2 raciones

  • 2 patatas medianas
  • 1 coliflor pequeña
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • 1/4 cucharada pequeña de canela
  • 1/4 cucharada pequeña de jengibre
  • 1/4 cucharada pequeña de comino molido
  • 1/4 cucharada pequeña de cúrcuma
  • 1/4 cucharada pequeña de curry
  • 1/4 cucharada pequeña de semillas de cilantro
  • 1 pimienta cayena
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Laminamos los dientes de ajo y cortamos el pimiento rojo en cuadrados. Calentamos el aceite en una cazuela y doramos las verduras durante unos minutos.
  2. Mientras tanto, pelamos las patatas y las cortamos del siguiente modo: hincamos el cuchillo y tiramos para arrancar un trozo de la patata. Este método se llama “chascar” la patata, y se emplea para que la patata suelte más almidón y éste espese la salsa. Cortamos también la coliflor en ramilletes pequeños.
  3. Cuando el pimiento y el ajo estén dorados, añadimos las especias y rehogamos durante un minuto.
  4. Añadimos entonces las patatas y la coliflor y lo cubrimos todo con agua. Añadimos también la sal.
  5. Dejamos cocer durante aproximadamente 20 minutos, hasta que esté en su punto, y vamos removiendo para revisar.

Si te gustan tanto las recetas veganas como a nosotros puedes seguirnos en Facebook o Instagram.

Tallarines de trigo con tofu

Tallarines de trigo con tofu, verduras y champiñones

¡Hola visitantes! Hoy llevábamos algo de prisa y necesitábamos una comida de gran aporte nutricional pero ligera, ya que íbamos a participar en una carrera por la tarde. Así que queríamos algo de hidratos, algo de proteína y muchas verduras. Resultado: estos increíbles tallarines de trigo con tofu, verduras y champiñones, bañados con salsa de curry verde. Aviso: ¡la pasta de curry verde que usamos pica bastante! La compramos en un Hiper Oriente, es de la marca Aroy-D y proviene de Tailandia.

La pasta de curry verde es una mezcla de especias (cúrcuma, cilantro, comino…) a base de chili verde, lo que le da el característico sabor picante. En la cocina tailandesa es frecuenta disolverla en leche de coco. Sin embargo, este tipo de leche tiene bastante cantidad de grasas saturadas. Así que en nuestro plato la hemos sustituido por leche de soja.

Los tallarines de trigo, además, necesitan muy poco tiempo de cocción, por lo que esta receta es perfecta para aquellos días en que andamos cortos de tiempo.

Tallarines de trigo con tofu y curry verde

Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Dificultad: Fácil

Ingredientes para 2 raciones

  • 100 gr. de tallarines de trigo
  • 200 gr. de tofu
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de puerro
  • 4 champiñones frescos grandes
  • 200 ml. de leche de soja
  • 1 cucharada de pasta de curry verde
  • Aceite de coco
  • Sal

Preparación

  1. Cortamos la zanahoria y la cebolla a tiras, el puerro y los champiñones a rodajas y el tofu a cubitos. Rehogamos las verduras en una sartén o wok con dos cucharadas de aceite de coco. Cuando se vayan dorando, añadimos los champiñones y el tofu.
  2. Calentamos agua en una olla y, cuando rompa a hervir, echamos los tallarines y apagamos el fuego. Los dejamos en agua durante 5 minutos.
  3. Diluimos la pasta de curry verde en la leche de soja. Cuando las verduras y el tofu estén dorados, las regamos con la leche y dejamos unos minutos hasta que se reduzca la salsa.

Si te gustan tanto las recetas veganas como a nosotros puedes seguirnos en Facebook

Patatas gajo

Patatas gajo al horno

Lo admitimos: las patatas gajo son nuestra perdición, en todas sus formas y variantes. Y si por nosotros fuera, comeríamos patatas fritas cada día de nuestras vidas. Pero claro, nuestro nutricionista interior nos dice que quiere vivir hasta la vejez, así que… nos cortamos un poco y nos damos un capricho de vez en cuando.

En este caso, nos quedaban un par de hamburguesas veganas en el frigorífico y decidimos acompañarlas de unas riquísimas patatas gajo. Además, para hacer la receta de forma mucho más sana, en lugar de freírlas, las hicimos especiadas al horno. Así no tienen apenas grasa pero quedan crujientes por fuera y blandas por dentro. ¡Deliciosas!

Puedes preparar tus patatas gajo con la mezcla de especias que más te guste. Os animamos a que nos escribáis para dar idea a nuestros visitantes.

Patatas gajo al horno

Prep Time: 15 mins
Cook Time: 45 mins
Dificultad: Fácil

Ingredientes para 4 raciones

  • 8 patatas pequeñas (2 por persona)
  • 4 cucharas de aceite de oliva
  • 1 cuchara pequeña de pimentón ahumado
  • 1 cuchara pequeña de ajo en polvo
  • 1 cuchara pequeña de romero
  • 1 cuchara pequeña de tomillo
  • 1 cuchara pequeña de orégano
  • sal

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 200º
  2. Cortamos las patatas en cuartos, y cada cuarto de nuevo por la mitad, para que queden en forma de gajos, más o menos del mismo tamaño y grosor.
  3. En un bol mezclamos el aceite con el pimentón, las hierbas aromáticas y la sal.
  4. Disponemos las patatas gajo en una fuente de cristal, y vertemos el aceite especiado por encima. Removemos bien para que todas las patatas se unten con la mezcla.
  5. Metemos en el horno unos 45º, hasta que se doren. ¡Listo!

Información adicional

Para rematarlo, podemos acompañarlas de esta salsa de yogur vegana o de este guacamole vegano casero. Una guarnición vegana perfecta o un delicioso snack vegano para nuestras fiestas.

Si te gustan tanto las recetas veganas como a nosotros puedes seguirnos en Facebook

 

Musaka vegana

Musaka vegana

¡Buenas noches desde el sofá! O καληνύχτα, ya que hoy os traemos una receta griega adaptada al veganismo. La moussaka o musaka vegana es una especie de lasaña que, en lugar de usar placas de pasta, alterna capas de patata y berenjena. Simplemente perfecto. Además, va coronada con una deliciosa bechamel vegana.

En realidad, la musaka es un plato típico de una zona bastante amplia, entre los Balcanes y Oriente Medio. Aunque se la considera una receta tradicional griega. Se pueden encontrar muchas versiones dependiendo del país, incluso algunas que añaden otros ingredientes como el calabacín o los champiñones. De hecho, el nombre proviene del árabe saqqa’a, que significa “congelar, volverse blanco”. Suponemos que porque cuando se le echa la última capa de bechamel, parece una especie de pradera nevada (poniéndonos muy poéticos y creativos).

Nos encanta la cocina mediterránea porque, además de ser rica en todos los grupos de alimentos y nutrientes, tiene bastantes elementos comunes con la cocina árabe. Este plato, que se puede realizar con ingredientes locales, nos transporta sin embargo a una isla griega, a un paraíso exótico.

Aún recuerdo la primera vez que la probé. Yo era muy pequeña, y era el cumpleaños de mi hermano. Como le encantaban la filosofía y la cultura griega, decidió que quería celebrarlo en un restaurante griego que había en Sevilla. Pedimos varias cosas, para probar, porque en aquel entonces aún no había muchos restaurantes internacionales en nuestra ciudad, y nosotros estábamos apenas descubriendo que todo un mundo de sabores nos abría las puertas. Nunca olvidaré este pastel de berenjenas. Desde entonces, ¡uno de mis sueños es viajar a Grecia y comerme una musaka vegana mirando al mar!

Con la musaka además, pasa un poco como con el salmorejo andaluz: todo el mundo dice que su receta es la auténtica, la mejor y la más original. Pero la nuestra es de verdad la mejor. ¡Animaos a probad esta musaka vegana! Es más fácil de lo que parece y el resultado es delicioso.

Musaka vegana

Tiempo de preparación: 45 min
Tiempo de cocción: 30 min
Dificultad: Fácil

Ingredientes para 4 raciones

  • 4 patatas medianas
  • 1 berenjena grande o 2 pequeñas
  • 1 brick de tomate frito estilo casero
  • 300 ml de bechamel vegana
  • 40 gr de parmesano vegano
  • Orégano al gusto
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. En primer lugar, hay que cocer las patatas. Nosotros las pelamos primero y después las cocemos para no quemarnos los dedos al pelarlas. Deben quedar lo suficientemente hechas como para que no se deshagan al cortarlas en rodajas de aproximadamente un centímetro de grosor
  2. Cortamos las berenjenas en rodajas de más o menos un centímetro de grosor, y las doramos en una sartén untada con un poco de aceite de oliva para que las berenjenas no absorban mucha grasa
  3. Mientras las patatas hierven y doramos las berenjenas, podemos ir haciendo la bechamel vegana. Si aún no conocéis la receta, pinchad en el link
  4. En un recipiente cuadrado o rectangular apto para horno montamos la musaka: una capa de patata, una capa de berenjena, una capa de salsa de tomate con orégano. Repetimos: patata, berenjena, tomate, hasta que se nos acabe.
  5. La última capa ha de ser de bechamel y, por encima, espolvoreamos un poco de parmesano vegano. Nosotros hemos usado un parmesano de anacardos que, además, es nuestro fruto seco favorito.
  6. Cuando la musaka vegana esté montada, la metemos en el horno precalentado a 180º unos 15o 20 minutos, hasta que la capa superior empiece a dorarse.

Información adicional

¡Lo difícil de esta receta vegana está en aguantar hasta que se enfríe un poco para no quemarnos el paladar! Nosotros la acompañamos con un tinto, en este caso un Protos. Aunque de griego solo tiene el nombre, ¡está buenísimo!

Si te gustan tanto las recetas veganas como a nosotros puedes seguirnos en Facebook

 

 

Seguridad de la página de inicio

¡Síguenos!

Blog registrado

Safe Creative

Recetas Veganas es un blog dedicado a la elaboración de recetas de cocina únicamente con ingredientes de procedencia vegetal. Nos encanta comer bien y comer sano. Por ello, aparte de las deliciosas recetas de cocina que os vamos a ir proporcionando, también os facilitaremos consejos sobre nutrición.

Información de contacto

Visita tambien

veg-magazine

Copyright 2012 - 2018 Diseño Web Sevilla © Todos los derechos reservados - Prohibida su duplicación.